Grandi y Asociados Hoteles


Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

COLóN


El dilema de Colón por el tiro del final



Fecha: 04/03/2018   18:54  |  Cantidad de Lecturas: 635

Fue empate en cero entre Sabalero y Quemeros en el Brigadier Estanislao López; Ambos tuvieron chances para romper el marcador por lo que el partido estuvo para que lo gane cualquiera; sobre el final del juego llegó la polémica de la noche




Mientras el árbitro del encuentro, Facundo Tello, estaba pitando el final de la historia, Mauro Bogado remató desde la mitad del campo y clavó la pelota al fondo del arco por encima de los casi dos metros de altura de Alexander Domínguez. Todo Huracán se fue contra la máxima autoridad a reclamarle que no haya esperado el desenlace del disparo. No se puede juzgar si la decisión de Tello fue correcta o incorrecta porque cómo saber qué pensaba hacer un jugador y cómo imaginar que iba a acertarle a la meta justo en el último suspiro del partido. Sobre todo si tenía en cuenta que los visitantes poco hicieron en ese complemento.

 

Colón tuvo un dilema con el tiro del final y no fue precisamente ese de Bogado, sino que no pudo ser eficaz en las tres o cuatro chances de gol que generó a lo largo de estos noventa minutos ante el conjunto dirigido de Gustavo Alfaro. Justamente ese oportunismo que el sabalero ha mostrado durante el ciclo de Eduardo Domínguez al mando del elenco de barrio Centenario fue uno de los factores que conformaron esta igualdad en cero de viernes por la noche.

 

En la primera etapa fueron veinte minutos en los que el rojinegro intentó lastimar a su rival de turno a través del dominio de balón, el eje fue siempre Alan Ruíz que, o jugaba corto con Ledesma y González, o abría juego hacia alguna de las bandas, ya sea para las subidas de Toledo o para las de Escobar. No fue mucho lo que Colón generó y tal vez se deba a los equívocos movimientos de sus delanteros, caso Chancalay principalmente que, en varios pasajes, la función asignada pareció intrascendente y, en alguna que otra situación, se superpusieron con Correa.

 

A partir de allí, el Lechuga Alfaro una vez que vio cómo le había salido a jugar el equipo de Domínguez, ajustó las marcas en donde hizo falta, compactó las líneas y neutralizó a su rival para empezar así a ganar metros en el campo y luegotratar de lastimarlo.Las armas principales del Globo fueronPussetto, Noir y Silva, tres jugadores que tienenmucha velocidad con pelota dominada, e IsraelDamonteque tiene la cancha en la frente y juega cada balón con claridad a la hora de mover los hilos.

 

La visita contó con varios tiros libres cercanos al área local más dos remates de media distancia que el cancerbero de Colón supo alejar el peligro: en el disparo de Noir mandó el esférico al córner y en el de Pussetto contuvo en dos tiempos. Colón, si bien mermó en su rendimiento inicial, también tuvo lo suyo: un tiro libre de Ruiz al palo del arquero que se desvió en la barrera, ‘cabezazo’ de Ledesma que nadie pudo empujar y luego llegó una atajada impresionante de Marcos Díaz tras un golpe de cabeza de Ortíz a la salida de un tiro de esquina en lo que fue la situación más clara para romper con el marcador.

 

La etapa complementaria empezó como terminó el primer tiempo, con Huracán acechando la valla sabalera donde el elenco de Domínguez no pudo salir de su cuarto de cancha durante quince minutos, no podía despejar bien, no acertaban con los ‘pelotazos’ para que la aguantara Correa allá arriba y el Globo empujaba en busca del primer gol. Pussetto por derecha, Noir por izquierda, Silva condujo de tres cuartos hacia el área para asistir a Chávez que finalmente contó con dos chances para marcar y no pudo: media vuelta y remate rasante que el golero ecuatoriano tapó muy bien cuando la pelota buscaba la ‘ratonera’ y en la otra ocasión tras un centro desde el sector izquierdo disparó alto y desviado.

 

Eduardo Domínguez tomó nota y empezó gradualmente a introducir cambios, primero, Bernardi por Mariano González y al rato sacó a Chancalay para ponerlo a Diego Vera. Desde allí la pretensión del entrenador pasó por agarrar el balón y generar situaciones construyendo a través de pases cortos y mucha rotación de sus protagonistas, tal vez para llegar al gol como contra Gimnasia y Esgrima de La Plata. Por momento su equipo lo logró pero también es cierto que faltaban movimientos más inteligentes, o bien, determinantes, porque ese juego se tornaba parsimonioso y muy retrasado ante cada vez que los jugadores rojinegros tenían que volver hacia atrás para recomenzar.

 

El intérprete más apto para llevar a cabo esa manera de jugar está claro que es Alan Ruíz que, a veces pecaba de lateralizar mucho la pelota y a veces incurría en enganchar en lugar de patear al arco en primera instancia. Cuando se decidió por disparar desde media distancia, sacó un gran ‘zurdazo’ que Díaz cacheteó notablemente al córner. Luego abrió para Correa quién pateó casi al medio de la portería, el guardametasquemero dio rebote y Vera que apenas llegó a meterse entre los defensores visitantes, no pudo darle con fuerza a la pelota y le dio la posibilidad a Díaz de rehacerse.

 

Ya Colón había cambiado la cara pero no pudo ser más peligroso porque Huracán no lo dejó, un conjunto de Alfaro que sabe cómo acorazarse para que no lo lastimen, a sabiendas que en alguna replica podría haberse llevado el partido porque el local a veces quedaba un tanto desprotegido. Hay que agregar que por esa transición de ataque y contra-ataque que se estaba dando entre los dos elencos, el mediocampo había desaparecido si de contención se trata y la pelota era recuperada en los bordes del área, con lo justo, con intenciones de salir rápido hacia el otro arco otra vez.

 

El partido tuvo algunos minutos sobre el final del juego del vértigo que le gusta al futbolero pero el Globo empezó a ver con buenos ojos un empate de visitante ante un rival directo por la lucha al ingreso a la Copa Libertadores y Colón no tenía tiza para la punta del taco que le permitiera acertar en el tiro del final, casi que dejando de contar con la eficacia que tanto rédito le dio a Eduardo Domínguez desde que está en el conjunto de barrio Centenario.

 

Colón no juega lindo, sufre atrás, no recupera cien pelotas, atina a despejar de cabeza todo lo que le tiren y espera a encontrar el momento indicado en cada partido para convertir y luego aguardar por un nuevo momento indicado para sellar los resultados. Domínguez prepara los partidos de acuerdo al adversario de turno, pero siempre va a necesitar de eficacia, o necesitará que los jugadores sean más pensantes a la hora de moverse en ataque para facturar en el arco contrario. Colón no juega mal pero tampoco juega bien. Apuesta a ganar sin realizar un fútbol vistoso y hay veces en que la pelota no entra, como esta vez contra Huracán, donde la falencia principal fue esa: el tiro del final.



Fuente:  04 de marzo de 2018 (Mauricio Pelletti para Agencia DERF)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
 Lecturas Hoy: 107501 Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados