Grandi y Asociados Hoteles


Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

OPINIóN


“Municipios en Acción”, un modelo de probada ineficacia



Fecha: 25/05/2018   14:19  |  Cantidad de Lecturas: 2700


Hace 10 años, el ex intendente de la Municipalidad de Rafaela, Omar Perotti, y el ex titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR), José Granero, anunciaban el lanzamiento de los programas "Quiero Ser" (prevención en ámbito educativo) y "Prevenir" (prevención en ámbito comunitario)




De aquel acto casualmente participó el por entonces presidente del Concejo Municipal, Luis Castellano, hoy intendente municipal. En octubre del 2012, ya como jefe comunal, Castellano volvió a suscribir un convenio con la SEDRONAR para relanzar el “Prevenir”.

Aquel programa tenía como finalidad sensibilizar y movilizar a la comunidad en la temática de la prevención y asistencia a las adicciones, y fortalecer las redes de trabajo interdisciplinario.  Estas intervenciones eran validadas a través de una mesa de gestión local, de la cual participaban todos los actores sociales. La modalidad de acción partía de la identificación y diagnóstico local, el desarrollo de un plan de acción y la formación de equipos mediante talleres, jornadas y capacitaciones para alumnos, docentes, padres y agentes municipales. Como contrapartida, la SEDRONAR brindaba asistencia técnica y un apoyo económico acotado, que se enmarcaba dentro de una línea de financiamiento del Proyecto FESP (Funciones Esenciales y Programas de Salud Pública) del Ministerio de Salud de la Nación.

Transcurridos dos años de convenio, era de esperar que cada municipio hubiera desarrollado su propia política local sobre drogas, con herramientas de medición y una red de recursos comunitaria preparada para enfrentar la problemática. Al menos ese era el objetivo del programa.

¿La realidad? Contadas con los dedos de la mano son las experiencias exitosas surgidas de aquel “Prevenir”, y menos aún las que hoy perduran en el país como posibles modelos a imitar. Puede interpretarse que al agotarse el dinero del financiamiento (que no era mucho), se diluían los esfuerzos preventivos iniciales. Y en otros casos, el dinero se terminaba desviando hacia otros gastos debido a la falta de controles y de seguimiento. 

Casi cinco años después de aquella fallida experiencia con la SEDRONAR, Rafaela (y otros 60 municipios de la provincia de Santa Fe) vuelve a involucrarse en una política de descentralización que no tiene sustento de éxito ni validación empírica previa. La semana pasada, el gobernador Miguel Lifschitz firmó la adhesión al programa “Municipios en Acción” de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (ex SEDRONAR), destinado justamente al desarrollo de planes locales sobre drogas. Y aunque los nombres de los programas cambian, el eje del convenio al cual Santa Fe adhirió es, en esencia, muy similar al de aquel “Prevenir”.

¿Qué nos sugiere la experiencia? Primero y principal, que es sumamente sintomático que una comunidad como Rafaela, que durante diez años trabajó la problemática con mirada local, y que a priori adquirió y desarrolló herramientas propias para la puesta en acción de un plan municipal de adicciones, necesite nuevamente adherir a un esquema que, básicamente, apunta a lo mismo. La diferencia es que esta vez no hay financiamiento por parte del Estado nacional. Sólo una fotografía, una gacetilla de prensa, un colorido Power Point con una capacitación general que desconoce las particularidades de cada localidad, y un acompañamiento técnico que, en el mejor de los casos, se limitará a una palmada en la espalda como señal de aliento y a un monitoreo telefónico. Sucede que un equipo conformado por un par de voluntariosos empleados sentados en una oficina del microcentro porteño no pueden abarcar la demanda de cientos de municipios de todo el país.

Tampoco es un dato menor decir que el programa “Municipios en Acción” no nació con la nueva gestión Cambiemos en la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas, a cargo del pampeano Roberto Moro. Se trata de un plan originario de la provincia de Córdoba, lanzado en el año 2010 por el entonces Secretario de Prevención de Adicciones provincial, Juan Carlos Mansilla. Mansilla se sumó a comienzos del 2016 a la nueva gestión de Moro, para continuar multiplicando en todo el país este programa de probada ineficacia en su lugar de origen. Porque así como Rafaela es un municipio “reincidente” en esto de pensar políticas públicas sobre drogas, existen varios casos de municipios y comunas cordobesas que adhirieron al programa de origen durante la gestión provincial de Mansilla, y que desde el 2016 a la fecha, volvieron a suscribir la adhesión al mismo programa que ahora depende de Nación.

Hay algo que estaría fallando. Y no se trata precisamente de la voluntad política de los intendentes, sino de una deficiencia en el diseño del instrumento macro y en su bajada al plano local. En palabras de un funcionario que sucedió a Mansilla en el gobierno de Juan Schiaretti, “Municipios en Acción es 100% humo, una cáscara”.

Las estadísticas oficiales sobre consumo de sustancias psicoactivas en población de 12 a 65 años para el período 2008-2017 también son una muestra elocuente de que el diseño de políticas públicas sobre adicciones a nivel provincial (incluyendo el programa de descentralización municipal) no fue el adecuado. En casi 10 años el consumo de alcohol en Córdoba pasó del 67,99% a 77,9%, el de marihuana del 1,18% al 7,8% y el de cocaína del 0,57% al 2%. Si aumentaron todos los indicadores de consumo de drogas, hay alguien que debería sentirse obligado a rendir cuentas de sus actos como funcionario. Diseñar políticas públicas basadas en la evidencia implica reconocer y aprender de errores anteriores, no de seguir multiplicándolos. Repetir recetas fracasadas es darle la espalda a la experiencia.

Como a veces sucede con algunos tratamientos de recuperación de adicciones, estos planes de capacitación para el desarrollo de políticas municipales sobre drogas, como el “Prevenir” o el “Municipios en Acción”, han demostrado tener bajísima adherencia. ¿Por qué fallan (y seguirán fracasando) las estrategias de descentralización y definición de políticas sobre drogas en los ámbitos locales en Argentina?  Porque al margen de los anuncios y las fotos para la prensa, se continúa pensando desde el tradicional derrame top-bottom, cuando es imperioso aplicar una estructura de pirámide invertida bottom-top (en la que las bases prevalecen en importancia por sobre el ápice). Y esto debe ser así porque las redes son las únicas que perduran en el tiempo como capacidad social instalada al margen de los vaivenes políticos en cada municipio, en cada provincia. Las administraciones pasan, el compromiso social, los recursos y las estructuras territoriales quedan.

El principal desafío es empoderar a la comunidad e instalar el tema drogas en la agenda de cada comunidad. En esta línea, es destacable que desde el 2017 la Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones (APRECOD) del gobierno de la provincia de Santa Fe haya implementado el plan “Abre Vida” para promover políticas públicas destinadas a la prevención del consumo de alcohol y otras drogas, asignando protagonismo a los gobiernos locales a través de una red provincial de municipios y comunas que hoy cuenta con unas 100 localidades adheridas.
Sólo el compromiso social, el desarrollo de estructuras territoriales y la vida propia de las redes locales determinarán la frontera entre el éxito o el fracaso de esta nueva etapa en la que se embarca el gobierno de la provincia de Santa Fe con la adhesión al programa de la ex SEDRONAR. Pero si no existe claridad en la definición nacional de un norte en materia de políticas sobre drogas, y si las intervenciones en materia de diseño de planes de descentralización siguen siendo tan erráticas como lo fueron en Córdoba, difícilmente los municipios encuentren un faro con el cual alumbrar y orientar sus actuaciones en este campo.
Los intendentes deberían saberlo. El que avisa no traiciona.
 

 


Por Esteban Wood
www.estebanwood.com
Analista, investigador y consultor en asuntos de políticas sobre drogas.
Magíster en Políticas Públicas para el Desarrollo con Inclusión Social (FLACSO). Licenciado en Comunicación Periodística (UCA). Miembro de la World Federation Against Drugs (WFAD) y de la International Society of Substance Use Professionals (ISSUP). Ex becario del programa IVLP del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica. Integrante de la Red Argentino Americana para el Liderazgo (REAL) y director de la comisión "Drogas, adicciones y narcotráfico". Ex jefe de Gabinete de la SEDRONAR.



Fuente:  25 de mayo de 2018 8derf)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
 Lecturas Hoy: 237795 Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados