Grandi y Asociados Hoteles


Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

OPINIóN


OPINION

El sujeto que Macri necesita para gobernar



Fecha: 20/11/2018   16:24

 

El gobierno de Macri apuesta constantemente al quiebre del campo popular, la acción colectiva es objeto de invisibilización y de constantes intentos de ruptura; el motivo se relaciona con la puesta en práctica del nuevo proyecto de país que viene de la mano de la derecha empresarial






Introducción

 

De lo que se "prometió" en la campaña electoral, el gobierno que asumió el 10 de diciembre de 2015 solo cumplió con los poderes concentrados a través de una fenomenal transferencia de recursos. No obstante ello, mucho del cotillón de la campaña se sigue utilizando, discursivamente, agregándole un nuevo latiguillo: el de “la pesada herencia recibida”.

 

Macri sigue repitiendo sus slóganes cuidadosamente vaciados de contenido, agregando nuevos elementos:
-la apelación al sacrificio necesario (por supuesto, de los trabajadores y de los que están en situación de mayor vulnerabilidad), 

-frases remanidas como "tender puentes", "ser felices", "creer en nosotros mismos" "vamos a hacerlo juntos" y similares. 

-una especie de victimización que coloca al presidente en el lugar "del que más sufre" por tomar las medidas (antipopulares) que toma y que aun así es optimista, y confía en que "todo va a estar mejor".

 

El sujeto que el macrismo necesita para gobernar

 

Macri, sus laderos y voceros a fuerza de repetir este comportamiento apuestan al desánimo como elemento esencial para poder seguir adelante con sus planes.

 

De este modo, se intenta erosionar el inconciente de aquellos que durante los años anteriores lograron mejorar su nivel de vida:

 

1ro- instalando que este gobierno solo hace "lo que puede" -y que sufre incluso aún más que los realmente perjudicados por las medidas que toman-,

2do- que los verdaderos culpables son "otros" -de los cuales se aportan nombres altisonantes, como para hacerlo corpóreo-, 

3ro- que hay un lugar (imaginario) en donde está "lo que se robaron" (la excavadora y allanamientos varios, incluido a cementerio, aportan en este punto), 

y 4to- algo que no es para nada inocente: instalar la idea de que el trabajo es "una bendición" (cuando sabido es que las bendiciones se piden a Dios, se esperan -no se exigen- etc, y lo que sí es claro es que una "bendición" viene de algo superior a uno, y que hay que agradecerla).
 

Todo lo mencionado hasta aquí va en detrimento del derecho que los ciudadanos -a quienes ya hace tiempo se los viene rebajando a nivel de "vecinos"- tienen a un trabajo digno, a condiciones de trabajo dignas, a salarios justos, a mejorar progresivamente su calidad de vida, y a que el Estado esté presente allí para garantizar que eso ocurra.
 

Finalmente las frases del estilo "todo lo vamos a hacer juntos" "entre todos vamos a logran salir adelante" vendría a ser el momento donde el mensaje se propone borrar un punto esencial que es que ese ciudadano no es quien gobierna, no es quien toma decisiones, no es quien establece las políticas necesarias (es decir, que no lo vamos a hacer "entre todos"), lo tienen que hacer los que para eso fueron elegidos, los que se presentaron como candidatos y hoy son los representantes  del resto de la ciudadanía. El gobierno se desliga simbólicamente, a través del discurso, de sus responsabilidades al compartirlas con los “vecinos”.
 

El grupo gobernante espera o más bien necesita que este ciudadano a quien se subsume en conmoción permanente, termine aceptando que "esto" es su destino y que "lo otro" fue:
 

-o bien algo que tuvo pero que en realidad lo estaban subestimando y no era "real" y que quienes verdaderamente lo respetan es/son los que ahora le dicen "la cruda verdad"; 

-o bien se trata de algo que está fuera de alcance cambiar, algo que "le tocó en suerte" y que ahora hay que agradecer en todo caso por haber "sido bendecido" en ese momento y aceptar que es hora de agachar la cabeza.


El macrismo va entonces trocando el Derecho de todos, por la “bendición de la clase dominante”.
 

Éste es el sujeto devaluado que necesita este gobierno para establecer sus reglas, para implementar sus políticas. Un sujeto que "se debe" ir construyendo (o re-construyendo en algún caso) y por eso lo que hace es insistir, horadar, repetir, en cada situación y en cada oportunidad, haciendo uso y abuso de todos los medios posibles, todo para erosionar la subjetividad del ciudadano.
 

Si Macri lo logra, una gran porción de la ciudadanía terminará por aceptar que por más poco que le paguen por su trabajo, por más indignas que sean las condiciones en que viva, esto es de todos modos una bendición y que debe estar agradecido. Siempre quedará en su interior la ilusión de que "entre todos logremos algo mejor".


No habrá un motivo por qué luchar, no habrá un motivo por el cual se tenga que exigir, porque la noción de "sujeto de derecho" vapuleado y escupido por esta derecha feroz que hoy gobierna, habrá sido consumida por una idea (que muy en el fondo los que no hemos nacido "en cuna de oro" -como decían los viejos- tenemos en alguna parte de nuestro inconciente grabada) que es la de que "lo bueno dura poco".
 

El rol de la oposición

 

El rol de la oposición a este gobierno tiene la ardua, la titánica tarea de ir apagando los incendios que son las demandas de cada día, a la vez que no perder de vista, no dejar que se desdibuje el sujeto de derecho que somos.
  

La oposición al macrismo está en un rincón de una pelea donde el enemigo que tiene enfrente es un aparato con reglas muy bien planeadas, que se maneja con la arrogancia de los patrones de estancia, con la displicencia de los dueños de la verdad; un aparato al que -ni más ni menos- no supimos cómo vencer en las urnas y que nos pone en el lugar de los perdedores. Un lugar donde -sabemos- las voces no tienen la misma fuerza ni la misma legitimidad.
 

No es imposible vencer estos muros. Pero como todo, primero hay que asumirlo.
 

La oposición al macrismo debe asumirse en esta lucha, saber contra qué lucha, establecer estrategias y sobre todo estar a la altura de las circunstancias.
  
 

El Pueblo, los ciudadanos del Estado, el entramado social que empieza a desmadrarse cuando el miedo a perder el empleo afecta la solidaridad, cuando de pronto alguien que jamás había estado en tal situación se ve a sí mismo pidiendo un plato de comida en un comedor comunitario, este Pueblo que está padeciendo, precisa de una oposición despierta, atenta, despojada de las pequeñeces por las que antes se podía discutir, necesita políticos alejados de lo que en este momento no es esencial.
  
 

En este estado de cosas, el rol opositor orillado a vencer también en el campo subjetivo, tiene un enorme desafío por delante.
  
 

Habrá que ponerse los pantalones largos y demostrar lo que son capaces de hacer en esta lucha contra la derecha empresarial que llegó al poder a través de las urnas y que tiene hoy como principal objetivo quebrar el campo popular.

 

M.G.Aguar –Docente



Fuente:  20 de noviembre de 2018 (Gabriela Aguar para La Satisfacción Moral de un Acto de Libertad)


TAGS:::







SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
 Lecturas Hoy: 282395 Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados